Más bellas y atrevidas, así son las ficheras

¡Más bellas!, ¡más atrevidas! y ¡Más generosas! así eran las mujeres que presentaba el cine de ficheras. Mire damita, jovencita, sabemos que esas cintas no son sus favoritas por kitsch que éstas pretendan ser, o al menos así nos lo han hecho creer, pero debemos rescatar que los numerosos desnudos femeninos, agasajos generosos al compás de bailes con sabor tropical, diálogos cómicos desbordados en albures y un muy básico argumento romántico, tuvieron su época dorada entre 1975 y 1982. Y es que no se puede negar -verdad, Señor- que las caderas de mujeres como Sasha Montenegro o Lyn May, por más rara que sea, no podían pasar desapercibidas.

Ficheras, cabarets, albures, desnudos, picardía, galanes de alberca, coqueteo grotesco: todo vulgaridad. Esto son las sexycomedias mexicanas, que se dieron durante una época de crisis económica, social y del cine, como lo mencionan los expertos.

La realidad es que el cine de ficheras fue un parteaguas en la filmografía mexicana, pero las opiniones pueden estar divididas: algunos podrán decir que es “cine basura” y otros que son “la esencia de nuestro país”.

Si usted no sabe en qué rubro catalogarlo, aquí le dejamos algunos títulos para que se dé un agasajón con aquellas carnes. Y es que mire nomás que joyas de nombres: Bellas de noche, Blanca Nieves y sus siete amantes, Las tentadoras, Casa de muñecas para adultos o Muñecas de media noche.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Si no le interesa verla, no se quede sin agasajo y véngase a Don Batiz donde tenemos verdolaga en salsa verde, carne, mucha carne y todo el sabor de la cultura mexicana servida con tradición.

Share

Leave a comment